Su navegador no acepta javascript

7 días 7 rutas

 


Rutas de 1 día

Volver

 

Ruta de Goya: Muel, Cariñena, Fuendetodos, Azuara

 

Día 1: Taller de cerámica de Muel , Cariñena y bodegas, la localidad natal de Goya y villa romana de Azuara.

 

Un clásico en las rutas zaragozanas es la que discurre, desde la carretera N-330, por las tierras que vieron nacer al ilustre Francisco de Goya, entre un mar de viñedos y coloristas manifestaciones de arte mudéjar.

 

La cerámica de Muel ha ocupado un papel protagonista desde hace siglos en la vida local. En su Escuela Taller se difunden las técnicas artesanas, a la par que se recupera la antigua tradición alfarera La población cuenta, además, con otros atractivos, como la ermita de la Virgen de la Fuente, edificada sobre una presa romana y decorada con pinturas de un joven Goya.

 

Sin abandonar la N-330, se llega a Cariñena, centro regulador de los vinos de la zona. Su mayor reclamo son sus bodegas, alguna de las cuales se puede visitar, y un interesante Museo del Vino. También tienen interés la iglesia de la Asunción, la Casa Consistorial y la Torreta, al igual que su premiada gastronomía y sus fiestas de la vendimia, alegradas por fuentes de las que mana el fruto de la uva.

 

Comida en una bodega de la D. O. Cariñena o en Fuendetodos.

 

Por la tarde visita a Fuendetodos, cuna del genial Francisco de Goya. En su bien cuidado caserío de piedra se localizan la casa familiar del pintor y el Museo del Grabado, con una amplia muestra de su trabajo. Antes de regresar, la ruta se acerca a Azuara que posee una suntuosa villa romana –La Malena- de época imperial, con grandes dimensiones y originales escenas mitológicas en sus mosaicos. Se visitan también su imponente iglesia mudéjar y ermita románica. El regreso atraviesa el paisaje estepario de Belchite salpicado de lagunas salobres, reserva ornitológica y refugio de fauna silvestre. El lugar es conocido además por amantes del buen aceite de oliva y fotogénicos atardeceres.

 

 

Ruta del Mudéjar: Daroca y Longares

 

Día 1. Daroca, Longares, Zaragoza

 

Salida desde Zaragoza por la autovía mudéjar hasta Daroca. Paseo por el casco urbano de Daroca , ciudad monumental y amurallada. En su interior destaca la iglesia colegial de Santa María de los Sagrados Corporales, las de San Juan, San Miguel y Santo Domingo, el Museo Comarcal, la Puerta Baja y la Puerta Alta y el Museo de la Pastelería Manuel Segura, de gestión privada. En la ciudad se venden dulces tradicionales de origen sefardí.

 

Comida en Daroca.

 

Regreso por la autovía mudéjar, la ruta se detiene en Longares para ver su perfecta torre mudéjar accediendo por el arco de entrada al casco urbano y visita de la iglesia.

 

 

Ruta Mudéjar del Ebro: Utebo, Tauste, Ejea de los Caballeros, Alcalá de Ebro y Alagón

 

Día 1. Salida y regreso a Zaragoza con comida en Ejea.

 

El Ebro, aguas arriba de Zaragoza, y el mudéjar articulan esta ruta que se extiende entre fértiles riberas y áridas tierras de secano. Paralela al río discurre la carretera N-232, así como la A-68, donde encuentra Utebo, con una de las torres mudéjares más espectaculares del recorrido, la de la iglesia de la Asunción. A su sombra, se han abierto dos centros dedicados a la cultura actual, el Museo Mariano Mesonada, centrado en la obra del pintor José Orús, y el Museo OSSA de Ciencia y Tecnología del Siglo XX.

 

Para llegar a Tauste hay que desviarse por la carretera A-126. Ya en la distancia sorprende la espigada torre de la iglesia de Santa María. En una visita de hora y media es posible ver también el convento de Santa Clara, la iglesia de San Antón, el Barrio Nuevo (antigua judería) y el monasterio de San Jorge, además de la Casa de la Cultura y su colección de arte contemporáneo. Y si se alarga un poco la estancia es recomendable acercarse al Santuario de Nuestra Señora de Sancho Abarca, con impresionantes panorámicas.

 

Llegada a Ejea de los Caballeros, visita a La Espiral y comida.

 

Tarde: paseo por el casco histórico de Ejea para conocer la iglesia-fortaleza de El Salvador y la parroquial de Santa María de la Corona. La etnología se da cita en el Centro Miguel Longás.

 

De regreso por Gallur, se parará en Alcalá de Ebro, identificada con la ínsula Barataria que gobernó Sancho Panza en la obra universal de Cervantes. Un monumento al entrañable escudero saluda al viajero no muy lejos de la iglesia de la Trinidad. La ruta tiene su última parada en Alagón cuyo casco viejo conserva parte de las aljamas judía y musulmana. Aquí, el arte mudéjar brilla en la torre de San Pedro. La iglesia de San Antonio y la ermita de Nuestra Señora del Castillo se añaden a su listado monumental. Y su oferta cultural se complementa con el Museo Contemporáneo Hispano-Mexicano.

 

 

Ruta del Camino Jacobeo del Ebro

 

Camino Jacobeo del Ebro: El Ebro fue una vía natural para la entrada de peregrinos desde el Delta hasta Logroño y de ahí por el norte de la península hasta tierras gallegas.

 

El camino sale de la ciudad de Zaragoza tras recorrer los balcones del Ebro para llegar a Alagón, con su decorada torre mudéjar se asienta en el valle verde a los pies de un largo escarpe de yesos grisáceos.

 

Más tarde se llega a Alcalá de Ebro, conocida por ser la Ínsula Barataria de Sancho Panza, en época de crecidas cuando el río rodea con sus aguas la localidad convirtiéndola en una auténtica isla.

 

El caminante seguirá hasta Gallur donde cruzándose con el Canal Imperial de Aragón llegará hasta la localidad navarra de Tudela.

 

El Camino Jacobeo del Ebro coincide en grande con la GR-99, gran ruta del río Ebro por lo que está señalizado con buena y actualizada información.