Su navegador no acepta javascript

7 días 7 rutas

 


Rutas de 2 días

Volver

 

Ruta de la Edad Media: Alagón, Tauste, Sábada y Sos del Rey Católico

 

Día 1. Zaragoza- Alagón-Tauste-Sádaba

 

Desde el valle del Ebro hacia el norte, encontrarán primero el ladrillo mudéjar para dejar paso a la piedra medieval. En Alagón se recorren las aljamas –barrios- judía y musulmana. El arte mudéjar brilla en la torre de San Pedro y la visita se completa con la iglesia de San Antonio, la ermita y centros expositivos.

Desde la distancia sorprende la espigada torre mudéjar de la iglesia de Tauste, aquí se visita también el convento de Santa Clara, la iglesia y el Barrio Nuevo (antigua judería).

 

Llegada y comida en Sádaba donde la ruta lleva a conocer su bien proporcionada fortaleza, de siete torreones y curiosa doble puerta con recodo, la iglesia de gótico levantino, casas señoriales y mausoleos romanos.

 

Por la tarde se visita Castiliscar, con su atenta fortaleza y la iglesia de San Juan Bautista, donde un sarcófago paleocristiano sirve de altar.

 

Llegada a Sos del Rey Católico con tarde libre. Alojamiento en Sos.

 

Día 2. Sos del Rey Católico y naturaleza en el Prepirineo.

 

Visita urbana de Sos. Su sugestiva trama urbana, de época medieval, da cobijo a la iglesia de San Esteban, con espectaculares muestras de arquitectura, escultura y pintura mural románicas. Otros puntos de interés en la villa son los palacios de Sada y Gil de Sanz, la lonja y el Ayuntamiento. Almuerzo en Sos.

 

Por la tarde actividad lúdica en el embalse de Yesa, donde se podrá montar en canoa. Casi en su orilla se sitúa Ruesta. Las ermitas románicas de Santiago y de San Sebastián son sus edificios más notables, junto con el mirador de Vidiella. En Navardún, la iglesia de la Asunción conjuga elementos románicos y góticos. En esta misma población se conservan un castillo y una interesante Casa Consistorial.

 

Regreso a la ciudad de Zaragoza

 

 

Ruta del Románico: Ejea de los Caballeros, Uncastillo, Luesia, Biel, El Frago y Luna.

 

Día 1. Zaragoza, Ejea de los Caballeros, Uncastillo.

 

Las Cinco Villas fueron tierra de frontera entre cristianos y musulmanes primero, y entre reinos cristianos después, multiplicando así sus enclaves fortificados. En Ejea de los Caballeros es obligada la visita de la iglesia-fortaleza de El Salvador y la parroquial de Santa María. En el camino se puede realizar una visita por las tiendas de alimentación de calidad de las Cinco Villas. Se visitará el yacimiento romano de Los Bañales y su acueducto, ya en las cercanías de Uncastillo.

 

Llegada y comida en Uncastillo.

 

Por la tarde visita urbana de Uncastillo, presidido por una fortaleza con torre almenada conserva además una completa judería. Presume de uno de los repertorios más completos del Románico aragonés en su iglesia de Santa María. Alberga además otros cinco templos románicos y una Casa Consistorial renacentista. La visita incluye el Museo de la Torre.

 

Alojamiento en la villa de Uncastillo.

 

Día 2. Luesia, Biel, El Frago, Luna

 

En el marco natural de la Sierra de Santo Domingo se conservan pequeñas maravillas: en Luesia se conservan restos de un barrio. En Biel, un castillo de piedra se levanta sobre la iglesia, tiene una judería bien conservada, casas con galerías que cruzan calles de sabor popular y varios edificios nobiliarios.

 

La localidad de El Frago conserva buena herencia sefardí, se accede a ella a través del Arco del Terrau y acoge varias ermitas, iglesias y un coqueto Centro de Interpretación de la epigrafía judía.

 

La comida se puede realizar en Luna, donde se visitarán sus iglesias de Santiago y de San Gil.

 

Por la tarde regreso a Zaragoza por Zuera

 

 

Ruta de las tres culturas y D.O. Campo de Borja

 

Día 1: Salida desde Zaragoza llegada al Monasterio de Veruela.

 

Visita al Monasterio cisterciense de Veruela, ejemplo de arquitectura abacial, cobija además el Museo del Vino de la D.O. Campo de Borja.

 

Paseo por el Parque Natural del Moncayo entre hayedos y robledales con visita a su Centro de Interpretación en Agramonte. Almuerzo en el Parque.

 

Visita a Torrellas: Centro de Interpretación de la Cultura Musulmana de la Comarca del Moncayo, castillo, iglesia de San Martín de Tours, el conjunto de la Plaza Mayor y la ermita de San Esteban, con su Jardín Botánico.

 

Llegada a Tarazona y tiempo libre. Dormir en Tarazona

 

Día 2. Visita a Tarazona, Tórtoles y Borja. Tarazona: En su arquitectura se adivina un espléndido pasado medieval. Su judería está formada por calles estrechas y empinadas, con pasadizos y arcos de carácter popular. La localidad es famosa por sus casas colgadas, el palacio Arzobispal, la Catedral, las iglesias y conventos de la Magdalena, San Francisco y la Merced, el Ayuntamiento renacentista y su octogonal plaza de toros, con viviendas en su interior.

 

Otros lugares de interés son el Teatro de Bellas Artes, los museos Arqueológico y de Paco Martínez Soria y el Centro de Interpretación de la Judería.

 

Al norte de Tarazona, en Tórtoles se puede visitar la mezquita y su iglesia parroquial del siglo XVII.

 

De regreso a Zaragoza se llega a Borja. La ciudad cuenta con una judería animada por exquisitos rincones y algunos monumentos civiles y religiosos bien conservados, como la colegiata de Santa María y su museo, la Casa Consistorial, la Plaza del Mercado o la Casa Aguilar. Buena oferta comercial y pastelera.

 

 

Ruta Mudéjar y D.O.Calatayud: La Muela, Aniñón, Calatayud y Daroca

 

Día 1. Zaragoza, La Muela, Aniñón y Calatayud

 

La ruta recorre los terrenos ocres y el ladrillo mudéjar de la Ibérica zaragozana hasta la amurallada ciudad de Daroca. La primera parada, en La Muela, servirá para admirar el aprovechamiento de la fuerza del cierzo. En 100 kms. se encuentran Torraba de Ribota, con la iglesia mudéjar de San Félix, y un poco más adelante Aniñón, con la iglesia-fortaleza de la Virgen del Castillo, dos destacados ejemplos de arquitectura mudéjar.

 

Antes de llegar a Calatayud se visitará el yacimiento arqueológico de Bílbilis, cuna romana de la actual Calatayud, y el Centro de Interpretación.

 

Almuerzo en Calatayud.

 

Por la tarde: recorrido urbano para conocer sus calles de inigualable presencia islámica y cristiana: fortalezas que dominan su caserío, agudas torres mudéjares , portadas renacentistas, torres barrocas y góticas de San Juan el Real y San Andrés y las pechinas de Goya. El paseo lleva hasta la plaza del Mercado y la Posada de San Antón (o la Dolores) y el Museo Arqueológico. Antes de cenar se visita el Museo de la Denominación de Origen de Calatayud.

 

Alojamiento en Calatayud.

 

Día 2. Maluenda, Morata del Jiloca, Daroca y Gallocanta

 

Por la mañana se seguirá el curso del río Jiloca donde la tierra roja llega hasta Daroca, por donde transcurre el Camino del Cid. En el camino sorprenden el verdor de la vega y el variado color de los parajes, blanquecino a la altura de Maluenda y rojizo en Morata del Jiloca.

 

La ciudad de Daroca es una joya defendida por murallas que cautiva al visitante, la piedra románica y el ladrillo mudéjar conviven en su arquitectura. Destaca la iglesia colegial de Santa María de los Sagrados Corporales, las de San Juan, San Miguel y Santo Domingo, la Puerta Baja y la Puerta Alta de la muralla. En Daroca se mantienen tradicionales dulces de origen sefardí, y se dispondrá de tiempo libre para realizar compras después de visitar el museo de la pastelería Manuel Segura.

 

Tras la comida en Daroca se puede visitar la Laguna de Gallocanta, de especial interés en las temporadas de migración de las grullas (primavera y otoño. Es deseable contactar antes con la oficina de turismo en Gallocanta).

 

Regreso a Zaragoza por la autovía mudéjar A-23.

 

 

Ruta de Agua y Frontera: Monasterio de Piedra, Alhama de Aragón, Jaraba, Mesones de Isuela e Illueca.

 

Día 1. Visita al Parque del Monasterio de Piedra

 

La jornada se desarrolla en Nuévalos, en Monasterio de Piedra. Este recinto engloba un bello paraje natural creado por la acción de sus ríos. Un inmenso jardín con senderos y paseos llevan al visitante a conocer la cascada de la Cola de Caballo, la gruta Iris o el tranquilo Lago del Espejo. El Monasterio cisterciense del s. XII es en la actualidad un complejo turístico de gran éxito. Se visita también el Museo del Chocolate, donde se elaboró el primer chocolate de Europa.

 

Comida en Nuévalos. Tarde libre para pasear, se llegará a dormir a Alhama de Aragón o Jaraba, localidades con balnearios.

 

Día 2. Día en un balneario: comida y un tratamiento. Castillo del Papa Luna en Illueca y Castillo de Mesones de Isuela.

 

En un fastuoso marco natural se localizan varios centros termales.

 

Siguiendo el curso del río Mesa se llega a Jaraba cuyas aguas minero-medicinales fueron declaradas de utilidad pública a mediados del s. XIX y en la actualidad reúne tres balnearios: La Virgen, Sicilia, cuyas instalaciones se pueden visitar, y Baños de Serón que poseen la Q de calidad turística, hoteles de 2, 4 y 5 estrellas. Un sendero facilita una interesante excursión hacia el desfiladero del río Mesa.

 

De regreso a Zaragoza por la A-2 se podrán realizar dos visitas de corte histórico monumental: Illueca está presidida por el castillo-palacio natal de Benedicto XIII, el Papa Luna, convertido en Hospedería que conserva la perfecta comunión de la piedra, el ladrillo, la madera y el yeso. La iglesia parroquial resulta muy interesante por su decoración interior de yeserías barrocas de pervivencia mudéjar. Y Mesones de Isuela donde se emplaza uno de los castillos medievales más impresionantes de la Provincia. Conserva una techumbre de madera mudéjar decorada con delicadas pinturas góticas, seductora muestra del mudéjar aragonés. Es recomendable visitar también la iglesia parroquial y la ermita de San Vicente.

 

- Balneario de Jaraba: 80.000m2 de arboledas, jardines, piscina termal cubierta, actividades al aire libre. Complejo hostelero: Hotel Balneario 3* Sicilia y Hotel Balneario 2* Serón: www. balneariosicilia.com y telfs. 976.848.011 y 976.848.071

 

 

En Alhama de Aragón, a la que se accede desde la A-2, se instalaron poblaciones romanas para aprovechar sus benéficas aguas. Hoy en día cuenta con dos balnearios, Termas Pallarés, con el encanto de un lago termal único en Europa, y Termas de San Roque, cuyo Baño del Moro es uno de los más antiguos de España.

 

- Balneario de Alhama de Aragón: 68.000m2 de jardines con lago terman en su interior, cuenta con restaurantes, terrazas y salones sociales www.termaspallares.com. Telf. 902.930.938. Hotel 3* Termas, Hotel 3* Parque y Gran Hotel 5* Cascada.

 

- Balneario de Paracuellos: el primer balneario se construyó en 1848 desde entonces recibe visitantes y agüistas buscando una estancia saludable, especialmente para la piel, vías respiratorias y reumatismos. Hotel 3* Telf. 976.883.225 y www.balneariodeparacuellos.com

 

 

Ruta del Bajo Ebro: Monasterio de Rueda, Caspe, bajo Ebro y Mar de Aragón

 

Día 1: Monasterio de Rueda, comida en Caspe y tarde en Caspe.

 

La carretera nacional 232 y luego la A221, conducen a Velilla de Ebro , primera parada de esta ruta. Junto a esta población, en un privilegiado emplazamiento, se hallan las ruinas de Celsa , una colonia romana que conserva casi intacto su trazado urbano original. La excavación cuenta con un interesante museo. ( Museo de la Colonia Lépida Celsa, visitas martes a domingo de 9.00 a 15.00 h. miércoles de 16.00 a 18.00 h.. Lunes cerrado. Teléfonos: 976 222181 y 976 225682)

 

Se recomienda tomar la carretera que pasa por Alforque , Alborge y Sástago , y disfrutar del incomparable paisaje, para llegar a Escatrón . En su iglesia se instaló el antiguo retablo de alabastro del Monasterio de Rueda . La cercana abadía fue edificada según el esquema de la arquitectura del Císter, con las distintas dependencias dispuestas alrededor de un claustro. Su palacio abacial se ha acondicionado como Hospedería.

 

Al lado del monumento, una senda lleva a la orilla del río. Allí se pueden admirar el rico marco natural del cenobio, una antigua noria y un acueducto gótico.

 

Comida , tarde y alojamiento en Caspe.

 

Por la tarde: paseo urbano por Caspe, ciudad del afamado Compromiso, por el que se eligió el heredero de la Corona de Aragón. Llaman la atención la Colegiata, el Ayuntamiento, la torre Salamanca y su museo de Heráldica de la Corona de Aragón, así como la plaza Mayor, donde se levanta la Casa Barberán. El mausoleo romano de Miralpeix y la ermita de Santa María de la Horta tuvieron que ser trasladados a su casco urbano para no ser anegados por las aguas.

 

Día 2. Visita a las localidades del bajo Ebro y paseo en barco por el Mar de Aragón. Comida y regreso. En este territorio discurre el denominado Camino Jacobeo del Ebro, procedente de Cataluña, que atraviesa Maella, Fabara, Nonaspe y Fayón. A orillas del agreste río Matarraña, se suceden Nonaspe, Fabara y Maella. Las tres rivalizan en la belleza de sus iglesias góticas, de sus plazas mayores y de sus Ayuntamientos, alojados en edificios medievales. Fabara, además, posee un panteón romano en forma de templo clásico único en la Península Ibérica y un museo dedicado al pintor local Virgilio Albiac, autor de luminosos paisajes. Maella conserva la casa natal de Pablo Gargallo, uno de los precursores de la escultura moderna, donde se exponen permanentemente algunas de sus obras.

 

Comida a orillas del pantano de Mequinenza o el Mar de Aragón

 

Paseo en barco y regreso a Zaragoza.